jueves, 20 de diciembre de 2018

"BAJO UNA LUZ AMARILLA" MªJOSÉ RUBIO SÁNCHEZ

Llevaba un rato mirando la bola de cristal, esa que un día me regaló María, la que tenía dentro un paisaje nevado con abetos y casitas monísimas. Mi muñeca giraba una y otra vez y la mirada perdida en el paisaje nevado pareció encenderse con un fugaz destello. Lo vi, de repente lo vi tan claro como el agua, dentro del paisaje un señor con un bonito abrigo de lunares me saludaba con la mano. 
Al momento una señora pelirroja recogía ramitas del suelo, también me saludó.
- ¡Buenos días!, les dije sonriendo.
- ¿Qué tal está usted señorita?, contestó aquel amable caballero.
- ¡Muy bien, gracias! ¡Parece que ha refrescado un poquito!
- ¡Sí, nosotros tendremos la chimenea encendida toda la noche!, añadió la señora.
De entre los abetos unos chiquillos jugaban a tirarse bolazos de nieve sin ningún tapujo, con fuerza, sin miramientos. Uno de los niños empezó a llorar.
- ¡Mamá, la salvaje de mi hermana me ha tirado una bola en toda la cara y me ha hecho mucho daño!
- ¡Mamá, ha empezado él!¡Es tan sensible el pobrecito!
Y empezaron a perseguirse alrededor del abeto, daban vueltas y vueltas sin parar.
Como de la nada, el aire traía una melodía que se acercaba poco a poco. 
"He comido pavo,
he comido pavo,
todos los vecinos
somos como hermanos".
El humo empezó a salir por la chimenea de una de las casitas, mientras a través de la ventana se asomaba una preciosa gatita de ojos verdes.
De repente una ruidosa alarma hizo que despertara de mi ensoñación, era hora de salir a cenar, hoy tendríamos un menú especial, es Nochebuena para todo el mundo: para los enfermos mentales, para los sin techo, para los presos, para los médicos, para los bomberos, para los policías, para los que sí y para los que no, para ti y para mí, para ellos y para nosotros, para los de antes y los de ahora. 
Es Nochebuena y seguro que puedes hacer que alguien se sienta un poquito mejor, quizás una sonrisa, quizás un café, quizás un hasta pronto, quizás un:
- ¡Que le vaya a usted bien!
Es Nochebuena y todos tenemos recuerdos, inventados o reales, bajo una luz amarilla.
Es Nochebuena y todos somos iguales.
¡FELIZ NAVIDAD!
                                       FIN

Esta es mi segunda aportación para el concurso de Zenda libros #cuentosdeNavidad. 
Espero que os emocione tanto como a mí.
Gracias, la tía Jose

No hay comentarios:

Publicar un comentario